Algoritmos que parecen accidentes

Photo by Anthony Shkraba on Pexels.com

Imaginemos un futuro en el que una programa de asistencia psicológica, basado en sistemas de Inteligencia Artificial, ayuda a la gente a sentirse mejor. Analiza la información disponible en las redes sociales, con todas las fotos, videos y comentarios que el paciente haya hecho, más las respuestas propocionadas directamente al sistema. Este es capaz de encontrar las razones de cualquier insastisfacción y dar con la clave para solucionarlas.

Hasta aquí todo bien. Pero el sistema de “inteligencia artificial” ha detectado que la razón principal de la insatisfacción es un amigo, la mujer o el vecino, y le sugiere que tiene que dejar de ver al amigo, divorciarse de su mujer o… matar al vecino. Los algoritmos son claros, tras milones de calculos el resultado es preciso: la única forma de salir del pozo depresivo en el que se encuentra el paciente es matarlo, pero sin que se note, y el sistema propone al paciente las formas más efectivas para asesinar a una persona y que parezca un accidente, o matarlo a sangre fría y como deshacerse del cuerpo.

Y es que las posibilidades de la Inteligencia Artificial son infinitas…