Líneas artificiales

Photo by NEOSiAM 2021 on Pexels.com

Los territorios fronterizos son algo curioso, por su artificialidad, por su temporalidad. Las fronteras son algo que los humanos hemos puesto ahí, en unas coordenadas espacio-temporales que van fluctuando según las vicisitudes de los tiempos.

Mis padres son de uno de los territorios más insignificantes desde el punto de vista de los intereses geoestratégicos actuales: Albacete. ¿Alguien puede pensar en una zona menos relevanta para la geopolítica de hoy en día? Pues hace mil años fue un territorio fronterizo que no tenía nada que envidiar a lo que hoy es Cachemira, o el paralelo 38 que divide las Coreas, con sus reinos cristianos y musulmanes dándose palos a base de razias para capturar esclavos o intimidar al enemigo.

Hoy existen fronteras enormes, como la que separa Estados Unidos de México, con su intenso tráfico de personas, legal e ilegal, sus contrabandos, sus drogas, sus guardias, sus túneles, sus muros, un territorio que hace apenas doscientos años no era más que uno más de este planeta, tan igual y tan diferente como cualquier otro. Una frontera que hoy debe su importancia geopolítica a las rivalidades entre dos países Europeos, España e Inglaterra, que se remontan a más de cuatrocientos años atrás.