Habitación 101

En la novela «1984», la Habitación 101 es el sótano cámara de tortura del Ministerio del Amor, en el que el partido somete a un prisionero a su propia peor pesadilla , miedo o fobia, con el objetivo de romper su resistencia. El protagonista de la novela sucumbe a la amenaza de que dos ratas hambrientas le coman la cara, y acaba por pedir a sus torturadores que le apliquen el suplicio a su amada.

George Orwell se inspiró en las torturas que sucedían en las checas republicanas, durante la Guerra Civil Española, aunque el nombre de la sala, Habitación 101, viene por un lugar en Londres, de la BBC, donde asistía a conferencias tediosas e interminables.