Ahogados

Photo by Pixabay on Pexels.com

En el pasado adquirir conocimiento era algo escaso y lento, no era fácil de adquirirlo, había que ir a buscarlo, era costoso y generalmente controlado por el poder.

Hoy, Internet nos ha inundado a todos con todo el conocimiento disponible en el mundo, toda la ciencia, la literatura, las artes, al alcance de un click. Y, lo más complicado de todo, también todas las opiniones del mundo.

Antes vivíamos en un desierto de conocimiento. Hoy corremos el peligro de ahogarnos en su océano.