En busca de la gota original

Photo by Pixabay on Pexels.com

Hace ya casi veinte años tuve la suerte de participar en un taller de guiones en la Universidad Menéndez Pelayo de Santander, impartido por el cineasta y escritor David Trueba. Fue una semana de convivencia con él y otros aspirantes a guionistas, todos interesantes y con algo que contar. Me lo pasé muy bien, aunque no sirvió para encauzar mis anhelos creativos. La vida me llevó a trabajar en diferentes sitios, haciendo labores nunca relacionadas con el cine o la literatura.

Pero, a pesar de todo, sigo con el gusanillo de la escritura, aunque sólo sea como un hobby. Siempre digo que es como si te gusta salir a correr o jugar al fútbol con los amigos. No lo haces porque vayas a ir a las Olimpiadas o jugar un Mundial, lo haces, simplemente, porque te gusta, porque lo disfrutas.

De aquel taller de cine recuerdo especialmente un comentario de David Trueba, dijo algo así como «sólo podemos aspirar a tener un único pensamiento verdaderamente orginal en nuestra vida, y sólo los genios llegan a tener dos». Así que, desde el anonimato de un blog (el lugar perfecto para esconderse del mundo), y de mis libros «ego-publicados», sigo persiguiendo el objetivo de encontrar algo original que decir. Aunque sólo sea una gota en el océano de todo el ruido que nos rodea.