Vegetarianos

Photo by Daria Shevtsova on Pexels.com

«No me jodas, no me jodas, no me jodas…», musitaba el marido mientras leía el periódico.

«¿Qué pasa cariño?».

«¿Pues no dice aquí que han detenido al Doctor Anibal Lecter?…».

«¿Al pobre de Anibal? ¿Pero por qué?», la mujer se acerca para ojear el artículo.

«Pues que resulta que era un psicópata… que tras asesinar a sus víctimas las descuartizaba, las cocinaba… y se las comía… pero no sólo eso… parece que celebraba cenas en su casa y servía los platos a sus invitados…», el marido y su esposa se miraron asombrados.

«No puede ser… pero si los platos estababan buenísimos, ¿cómo va a ser eso?… Entonces, ¿aquellas costillas a la miel que nos tomamos el otro día no eran de cordero?», se preguntó alarmada la mujer.

«Y esas morcillas… no puede ser… esas morcillas…».

«¿Y qué me dices del lomo adobado? Y ese jamón que nos dijo que era de canguro…».

«Qué cabrón… con lo bueno que estaba todo… Porque psicópata y canibal, será, pero el tío era un cocinillas…», afirmó el marido.

«Oye, entonces, ¿esto nos hace caníbales a nosotros?».

«No mujer, si nosotros no sabíamos nada, ¡nosotros somos víctimas! Quien sabe lo que tenía en mente ese degenerado, a lo mejor tenía planeado que estuvieramos en el menú el mes que viene».

«Ya cari, pero plato que nos ponía, plato que rebañabamos, que tú hasta los repasabas con un trozo de pan».

El marido se quedó pensativo tras el último comentario de su mujer.

«Bueno… visto así… Pues a lo mejor sí que somos caníbales, sí, y nosotros sin enterarnos, ¡eh!».

«Pero no está bien, cari».

«No claro, no, no está nada bien… Mira, ¿sabes qué? Para dejar atrás este incidente incómodo, pues mejor nos hacemos vegetarianos».

«Pues me parece una buena idea, así nos evitamos un trauma y esas cosas», concluyó la mujer, tras lo cual le dio un beso en la frente a su marido y éste continuó leyendo el periódico.

«Lo único, cari…», dijo la mujer.

«¿Sí?».

«Que creo que nos quedan en la nevera algunas salchichas, fiambre y unas cortadas de lomo».

«Ya… Pues sería una pena tirar todo eso… Mira, nos lo acabamos esta semana y ya nos hacemos vegetarianos la semana que viene».

«Perfecto, cari, la semana que viene si eso».