El Sínodo del Cadáver

Formoso fue elegido Papa en Octubre del 891. No hizo demasiados amigos durante su papado ya que tras su muerte en Abril del 896 su sucesor Esteban VI (nos saltamos a Bonifacio VI, que sólo disfrutó de la cosa de la mitra por 16 días) le sacó de la tumba, le puso sobre una silla con sus vestimentas papales y le juzgó por sus actos durante su pontificado, en lo que se conoce como el Sínodo del Cadáver.

File:Jean Paul Laurens Le Pape Formose et Etienne VII 1870.jpg

No debió defenderse muy bien el tal Formoso, ya que fue declarado culpable, su papado fue declarado nulo, le quitaron sus ropas, le arrancaron tres dedos de su mano derecha, que parece que era los que usaba para las consagraciones, y tiraron su cuerpo al río Tíber, aunque fue secretamente recuperado por un monje.

Este macabro espectáculo se volvió en contra del papa Esteban VI. Rumores sobre los poderes milagrosos de las aguas del río empezaron a circular y las disputas políticas le acabaron llevando a la cárcel, donde murió estrangulado en Julio del 897.

Los siguientes Papas declararon nulo este esperpento, recuperaron el cuerpo y lo enterraron en la Basílica de San Pedro. Pero en esta delirante sucesión de líderes de la iglesia le tocó el turno a un tal Sergio III que volvió a desenterrar su cuerpo para juzgarle y decapitarle.

Otro día hablamos sobre la infalibilidad del Papa…

Publicado por

Sergio Rozalén

En los ratos libres intento escribir lo que se me pasa por la cabeza. Pido disculpas de antemano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s