Concursos de Popularidad

Seamos honestos con nosotros mismos y dejemos de llamarlas “elecciones democráticas”. Vamos a llamarlas como lo que son realmente: “concursos de popularidad”.

Y de paso nos ahorramos lo de votar, con todo el lío que implica, simplifiquemos el proceso a base de “Likes” e iconos de caras sonrientes.