Todavía no

Una historia más sobre lo rudimentario de la Inteligencia Artificial a día de hoy: un chatbot médico le recomendó a un paciente que se suicidara.

Era un paciente ficticio, menos mal, durante un experimento, y este sólo fue el error más llamativo entre muchos otros, pero nos da una medida de lo que estas tecnologías pueden hacer.

¿Estamos entrenando a monos a hacer tareas con la esperanza de que hagan tareas complejas?

Publicado por

Sergio Rozalén

En los ratos libres intento escribir lo que se me pasa por la cabeza. Pido disculpas de antemano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s