Quitarle el palo a la fregona

Photo by Rony Stephen Chowdhury on Pexels.com

Hace años vi una película ambientada a principios del siglo XX en el que una emperifollada señora de la casa le comentaba a una amiga que no dejaba que las sirvientas utilizaran ese nuevo invento, la fregona, para limpiar los suelos, porque los suelos para que queden realmente limpios es necesario que la sirvienta de turno se arrodille y estruje bien el paño húmedo contra las baldosas.

Un par de elementos interesantes, como mínimo, en este absurdo.

Primero, la señora de la casa, que no ha fregado un suelo en su vida, declarándose experta en limpieza de baldosas. Me vienen a la mente algún que otro paralelismo con el mundo de la gestión empresarial y política…

Segundo, la reacción psicológica contraria al progreso tecnológico. Puede parecer exagerado llamar progreso tecnológico al hecho de ponerle un palo a un paño (el verdadero invento estaba en el escurridor, por cierto), pero lo es, y el mismo mecanismo psicológico que le provocaba rechazo a la emperifollada señora es el que infecta las mentes de las personas con otros avances más sofisticados.