Los límites del conocimiento

Imagina unas cartas desordenadas sobre la mesa. Minutos antes formaban parte de un castillo de naipes, el viento lo acaba de tirar. ¿Es posible determinar que forma tenía ese castillo de naipes? ¿Qué altura tenía? ¿La posición de cada una de sus cartas?

Si tenemos en cuenta como están colocados cada uno de los naipes sobre la mesa, las condiciones ambientales (humedad, corrientes de aire…), sus características (material, flexibilidad, peso…), indicios sobre quién ha podido construir el castillo… ¿disponemos de la suficiente información como para determinar que tipo de castillo de naipes existía unos minutos antes?

La respuesta a esta pregunta está relacionada con los límites de lo cognoscible, de lo que podemos llegar a conocer. Mi respuesta, siendo una irreflexión mañanera, es que sí, con el desarrollo del conocimiento y las técnicas necesarias, será posible un día responder a este tipo de preguntas.