Secuestrando y a lo loco

Hacia la década de 1840 cientos de esclavos escapaban del sur de Estados Unidos y encontraban refugio en los estados del norte. A pesar de que una ley de 1793 establecía que los estados tenían que ayudar a la devolución de los esclavos fugados, la realidad es que no se cumplía.

Pero el número de esclavos fugados crecía y a la presión de los estados del Sur para que se les devolvieran “sus propiedades” llevó a la aprobación en 1850 de la “Ley de Esclavos Fugitivos”, según la cual se multaba a las personas que no facilitaran la devolución de esclavos, no se permitían jurados o la posibilidad de testificar por parte del supuesto huido durante el proceso. Basicamente desde el gobierno se incentivaba el secuestro de cualquier persona de color.

Esta ley contribuyó a la polarización en torno al tema de la esclavitud y contribuyó en la gestación de la Guerra Civil que estallaría 10 años después.

No hace tanto de esto, fue hace unas pocas generaciones en el país que es considerado uno de los padres de las democracias actuales. Y hoy existen en otros países leyes ultrajantes contra las mujeres o contra minorías. Así que no pensemos que el progreso social es algo hecho y garantizado.