Jubilee para rato

Estos días se ha celebrado en el Reino Unido el «Jubilee«, «la celebración de la vida y el reinado de un monarca«, nada menos que los 70 años del reinado de Isabel II, el «Platinum Jubilee». Todo un récord. Y a ver hasta donde llega, que aunque tenga sus achaques a sus 96 años, hay que tener en cuenta que su madre ya llegó a los 102.

Lo sorprendente, para un españolito que lleva ya unos años viviendo por aquí en la Pérfida Albión, es el apoyo popular con el que cuenta la monarquía. Tiene sus detractores, pero apenas hacen ruido, aquí en Inglaterra (no en Gales o Escocia) a la mayoría les mola su familia real, a pesar ese Carlos y esa Camila carentes de carisma, a pesar de las sospechas alrededor de la muerte de Diana hace 25 años, a pesar de todas las acusaciones en contra del príncipe Andrew, de la larga lista de sobrinos, nietos o bisnietos que de una forma u otra chupan del bote, de reconocer que muy normales no son, la mayoría pasan por alto todo eso y aceptan el papel de esa familia disfuncional que atrae turismo y copa el merchandising de las tiendas del centro de Londres.

No tiene sentido si lo miras desde el punto de vista racional, pero es que ese es el problema, tratar de entenderlo desde el punto racional. Es emocional. La mayoría siente la monarquía como algo que no se puede separar del concepto que han mamado desde pequeñitos sobre lo que es este país. Por otra parte, ¿Una república? ¿Para qué, para parecerse a los franceses? Dios les libre… Además, si quitan a esa familia ¿qué les queda? ¿Boris Johnson?

Con alternativas como esa quedan monarquía y Jubilees para rato en este país.